miércoles, 27 de abril de 2011

Los 12 peores equipos de la historia de la Serie A

A raíz de un interesante artículo que me han pasado sobre los 10 peores equipos de la historia (basado en un criterio totalmente objetivo, como es el número de puntos obtenidos a final de temporada), y al ver que entre ellos aparecen un par de italianos, y que además los datos no son totalmente precisos, se me ha ocurrido investigar un poco y hacer el mismo listado, pero centrándome sólo en la máxima categoría del fútbol trasalpino.

No ha sido fácil, ya que el torneo máximo se disputa desde la temporada 1929/30 (antes ya había campeonato italiano, pero con una estructura diferente, con grupos regionales; ese año fue el primero en el que se estableció una división única para los mejores equipos de la Península). De hecho, con ánimo de ser riguroso, me ha tocado tirar de calculadora: la lista no se basa en el número de puntos conseguidos, sino en el porcentaje sobre el total de puntos en juego, ya que no todos los años ha jugado la misma cantidad de equipos. Además, he considerado como si todos los campeonatos se hubieran jugado con dos puntos por victoria en lugar de tres; de otro modo no sería justa la comparación entre las ligas de los últimos 15 años y las anteriores. Con todo este cálculo algunos equipos están empatados, razón por la que he tenido que meter 12 y no 10, como pretendía.

Señoras y señores, con todos ustedes, los más malos de entre los malos de la Serie A. Pasen y vean.

12. Bari 2000-01. 15 puntos (20 contando tres por victoria) en 34 partidos: 22,05%. El año del último scudetto que se ha festejado en Roma fue lamentable para los equipos del sur. Aparte del Vicenza, bajaron Reggina, Nápoles, y sobre todo un Bari que no levantaba cabeza, pese a que comenzaba a despuntar por allí un tal Antonio Cassano. Cinco victorias, cinco empates, y todo lo demás perdido.

11. Venecia 2001-02. 15 puntos (18 contando tres por victoria) en 34 partidos: 22,05%. Solamente un año después, el equipo de colores más originales del norte de Italia (negro, verde botella y naranja) logró superar tan discutible gesta. En una Liga que ganó la Juventus, o mejor dicho perdió el Inter, el colista (que no fue ni el mínimo goleador ni el más goleado, ambos honores correspondieron a la Fiorentina) logró tres victorias y nueve empates. Pobres números que costaron el puesto al entonces poco conocido Cesare Prandelli.


sábado, 23 de abril de 2011

Horarios de los partidos: ¿nos hemos vuelto locos?

Hoy es sábado 23 de abril. Estamos en plena Semana Santa, que lo mismo se celebra en España que en Italia. Es la una menos cuarto, una hora bastante razonable para levantarse un día no laborable. Se me ha ocurrido conectarme, meterme en la web de La Gazzetta... y ver que la Roma y el Chievo llevan un cuarto de hora jugando su partido de liga, que espero que ganen los locales (por ahora van 1-0, marcó Perrotta a pase de Totti) nada más que por la horrible indumentaria que llevan los veroneses.


Naturalmente, a estas horas el Olímpico está vacío, incluso más vacío que de costumbre. Durante la retransmisión apenas se oyen aficionados, si acaso algún grito suelto cuando hay ocasión de gol, o algún cántico esporádico de los tres o cuatro ultras del North Side que se hayan querido meter el viaje. Por ahora no hay datos de asistencia, pero dudo que lleguemos a los 20.000, en un estadio en el que cabe más del triple.

jueves, 21 de abril de 2011

Serie A, jornada 33: se acabó la diversión

Fue bonito mientras duró. El Milan ganó, el Nápoles perdió, la distancia aumenta a seis puntos, que son siete con la diferencia de goles. La emoción por ver quién sería el campeón de la liga italiana ha durado 33 de 38 partidos. Salvo cataclismo, Berlusconi va a añadir otro a su ya larga lista de scudetti. El interés nos ha llegado hasta finales de abril, que ya es mucho más de lo que pueden decir otras ligas que están vendidas desde antes de empezar...

domingo, 17 de abril de 2011

¿Qué le pasa a Italia fuera de Italia?

La humillante derrota del Inter en Gelsenkirchen confirma lo que se veía venir: en competiciones europeas, este año ha sido lamentable para el fútbol italiano. En Champions, precisamente el Inter ha sido quien más lejos ha llegado, quedándose en cuartos de final, mientras que Roma y Milan fueron eliminados en octavos ante rivales claramente inferiores, y la Sampdoria no pudo llegar ni a la fase de grupos: cedió su puesto en la prórroga al Werder Bremen, que luego quedaría último de su grupo.

En la Europa League tampoco habrá trasalpinos sucediendo en el trono al Atlético de Madrid. Sólo el Nápoles consiguió pasar de la fase de grupos, y no le sirvió más que para dejarse remontar en el Madrigal. Ni la Juventus ni el Palermo ni la propia Samp, repescada, hicieron méritos para pasar del tercer puesto en la fase de grupos, ante rivales de muy poca entidad en algunos casos, con todos mis respetos para el Metalist de Járkov o el Lech de Poznań.

martes, 12 de abril de 2011

Serie A, jornada 32: más de lo mismo

Ganó el Milan, ganó el Nápoles, ganó el Inter. Perdió el Parma, perdió la Samp. Empató el Cesena, empató el Brescia. Los lugares calentitos de la tabla siguen exactamente igual que la semana pasada. Con la sutil diferencia de que queda una jornada menos por jugarse, lo que significa que quien quiera cambiar las cosas tiene 90 minutos menos para hacerlo.

domingo, 10 de abril de 2011

Ballotta, el hombre de los récords

Paolo Maldini, si quisiera, seguiría a día de hoy siendo titular indiscutible en la defensa del Milan. Clarence Seedorf, a sus 35 primaveras, ahí sigue, al pie del cañón, poniendo San Siro patas arriba dos veces cada mes. No hace ni un año que colgó las botas y los guantes Francesco Toldo, nacido en 1971. Roberto Baggio no dejó de hacer genialidades hasta después de haberse zampado el 37º pastel de cumpleaños. Billy Costacurta también echó años y más años dándole patadas a una pelota. Dino Zoff levantó la Copa del Mundo en 1982 con 40 años recién cumplidos y aún aguantó una temporada más en la portería de la Juventus. Todos estos datos no hacen falta confirmar la teoría que tantas veces han intentado refutarme: la dieta a base de pizza y pasta es sanísima y asegura una carrera muy larga llena de vitalidad y energía.

¿Necesitan una prueba definitiva? La tengo, oigan. Este señor tan respetable que aparece aquí a la izquierda se llama Marco Ballotta. Y la foto no se sacó en el partido de solteros contra casados de su pueblo, no. La imagen se tomó en las instalaciones de entrenamiento de la SS Lazio allá por 2007 y Marco era uno de los porteros del equipo. Con los 43 años que entonces tenía, no está nada mal. Pero se puede superar: el teórico titular en esa campaña de Serie A iba a ser el uruguayo Muslera, pero Ballotta consiguió hacerse con el puesto y jugar bastantes partidos; el último, el que supuso su adiós a la Serie A, el 11 de mayo de 2008, en la penúltima jornada del campeonato. El Genoa, aun jugando en casa, no fue capaz de batir la portería de un hombre de 44 años y 38 días. El club celeste se llevó del Ferraris un 0-2 que no sirvió para sacarle de pobre: no pudo pasar del 12º puesto, a más de 10 puntos de meterse en Europa.

jueves, 7 de abril de 2011

Lecturas imprescindibles: Petrelli el pistolero (de "Fútbol no es Fútbol")

Acabo de descubrir otro blog futbolero sublime que añado inmediatamente a mis favoritos. Y no me he podido resistir a la tentación de traerles aquí un artículo que escribieron hace poco sobre Petrelli, lateral derecho de la Lazio en los '70 no precisamente caracterizado por su suavidad. Les copio el primer párrafo, para abrir boca:

Los duros han vuelto a ponerse de moda. Ha bastado un codazo de David Navarro, unas cuántas lágrimas de Fernando Llorente (si fuese escocés le habrían prohibido representar al país o algo así tras la llorera con De la Morena) y una entrada bastarda de Carragher, bañada en la supervivencia obrera de Bootle [ese apéndice de Liverpool donde lo máximo a lo que se puede llegar es a currela de astillero. Por debajo no hay límite…] para que el fútbol vuelva a saber a linimento y hostias. No a camisetas prietas, gomina de yuppie (pasadísima de moda, by the way) y el “espejito, espejito…”

Y eso que los duros de ahora son unas filfas al lado de los de verdad. La lista de villanos es interminable, pero hay uno que de verdad merece la pena traer del olvido. 
Si fuésemos previsibles como un blog de éxito, os hablaríamos de Goicoetxea, o de Souness o incluso de Gattuso. Al lado de acémilas senmejantes, nosotros preferimos quedarnos con Petrelli.


Quien quiera leer más, que haga clic aquí y se acerque a la fuente original. Merece la pena, se lo aseguro.

miércoles, 6 de abril de 2011

¿Guardiola vuelve a la Roma?

No suelo dar a los rumores más importancia de la que tienen, y más cuando vienen de fuentes tan propensas a la metedura de pata como el Marca o el As (en ambos casos citando al Corriere dello Sport... llámenme torpe, pero yo no he sido capaz de encontrar ahí la información), pero la última que han soltado no podía dejarla pasar por alto. Es tal como cuenta el titular: Josep Guardiola, quien en apenas tres temporadas se ha convertido en uno de los entrenadores más exitosos de la laureada historia del Barcelona, podría volver a la liga italiana. Concretamente a la Roma, donde ya estuvo un tiempo como jugador... con bastante más pena que gloria: sólo aguantó la primera vuelta de la temporada 2002/03, y tan sólo disputó cuatro partidos, ya que el inefable Capello no apreciaba sus cualidades.

Al parecer, se darían dos elementos propicios para que el ex centrocampista volviera al Olímpico, esta vez al banquillo. El primero sería la intención de los futuros nuevos dueños del club giallorosso (porque a fecha de hoy la venta no está aún cerrada, aunque no debe de faltar mucho) de hacer una revolución total. El empresario italoamericano Thomas DiBenedetto dice lo mismo que dicen todos los empresarios, sean de donde sean, que se meten en el negocio del fútbol: que sienten mucho los colores y que quieren hacer un equipo campeón. No sé si este ricachón se acabará pareciendo más a Abramóvich o a Píterman; en todo caso, parece que viene pisando fuerte y, aunque haya dicho que confía en Montella, no sería descartable que, como todo mandamás nuevo que quiere caer en gracia, pretendiera dar un golpe de efecto contratando a una figura de renombre.

martes, 5 de abril de 2011

Serie A, jornada 31: Derby!

Se van aclarando cada vez más las cosas, en una jornada marcada por dos de los partidos más emocionantes que se pueden vivir en Italia: el eterno derby milanés y el intensísimo enfrentamiento entre Palermo y Catania, que pone toda Sicilia patas arriba cada vez que se produce. A falta de siete partidos, aunque matemáticamente no hay nada confirmado, podemos decir que el scudetto es cosa de dos: Nápoles y, sobre todo, Milan. El Inter ya ha quedado demasiado atrás, a seis puntos más la diferencia de goles con sus vecinos. Y el Udinese, más atrás aún,  a nueve puntos de distancia, ya no tiene nada que hacer más que pelear por el tercer puesto. Que no es poco, viendo el presupuesto y lo fuertes que están sus rivales.

domingo, 3 de abril de 2011

Tribuna: El inglés, cuestión de 'coglioni' (John Carlin)

El periodista hispano-escocés John Carlin, que es un tío que escribe bastante bien a pesar del guión de Invictus, acaba de sacarse de la manga un muy buen artículo para El País en el que nos explica el funcionamiento de la mentalidad inglesa. ¿Que a cuento de qué lo traigo a este blog? Porque usa como ejemplo a Fabio Capello, uno de los transalpinos que más éxito están teniendo más allá de sus fronteras. Pueden irse a leerlo a la fuente original, pero si lo prefieren yo les ahorro el viaje...


- "Michael no quiso conocer un nuevo idioma, sino una nueva moneda".
Uli Hoeness, mánager del Bayern Múnich, sobre el traspaso de Michael Ballack al Chelsea en 2006

El New York Times publicó una historia esta semana sobre el lamentable nivel de inglés de los españoles, sin excluir a los líderes de los dos principales partidos políticos. Esto, según el respetable periódico estadounidense, pone a los españoles en situación de desventaja en el mercado laboral europeo.

Bueno, puede ser. Pero no nos desanimemos porque mucho depende del tipo de trabajo al que uno opta.